Viaje a Brujas, Bélgica, guía de turismo

Brujas de noche

Pocos podrán negar que Brujas, Bélgica, es una de las ciudades más bellas del mundo. Su particular fisionomía la convierten en una capital muy nostálgica donde se respira tranquilidad y paz allá por donde se camine. Y eso a pesar de la multitud de turistas que suelen recorrer sus calles y canales casi en cualquier época del año. Supongo que a ellos contribuye su arquitectura medieval, el tímido aspecto de ser una ciudad que se ha quedado anclada, pero de buena forma, en el pasado.

Es difícil describir a una ciudad así, cuando se agolpan tantos sentimientos por ver Brujas, pero lo cierto es que pasear por ella es como dar un verdadero salto atrás en el tiempo.

Desde sus orígenes en el siglo XIII hasta hoy parece haber cambiado muy poco. Es una ciudad de cuento de hadas. Los cisnes se deslizan en sus sinuosos canales y sus casas de piedra parecen hechas de caramelo. Lo único que os hará ver que estamos en el siglo XXI son sus tiendas y los barcos turísticos que recorren sus canales.

En la Edad Media Brujas fue una de las ciudades más ricas de Europa. A diferencia de otras muchas ciudades, Brujas ha mantenido sus edificios a salvo de los desastres de cualquier guerra. Patrimonio Mundial de la UNESCO, tiene una población de 115.000 personas, y es la capital del Flandes Occidental. La arquitectura gótico medieval es la principal atracción de Brujas, aunque también hay cierto aire romántico, renacentista, barroco, rococó y neoclásico, además de un poquito de Art Deco y Art Nouveau.

Espero que disfrutéis con esta pequeña guía de Brujas, Bélgica.

– QUÉ VER EN BRUJAS

La Grote Markt o Plaza del Mercado es una gran plaza adoquinada y espaciosa en el centro de Brujas. Aquí es donde en el pasado se celebraban los mercados medievales al aire libre, las ferias, las justas medievales y las ejecuciones públicas. Cada miércoles se celebra aquí un mercado semanal, de 08.00 a 13.00 horas. Es el lugar ideal para comenzar nuestra visita a la ciudad.

Plaza principal de Brujas

Markt, en Brujas

El lado sur de esta plaza está dominada por la torre-campanario de Belfort. Las casas del siglo XVII que rodean la plaza son hoy en día tiendas de recuerdos, bancos y restaurantes. Al lado este se sitúa la Casa de Gobierno neogótica y la Oficina de Correos. En el centro de la plaza se sitúa una estatua del siglo XIX.

No sólo la torre-campanario de esta plaza domina el horizonte de Brujas, sino que también es el campanario más alto de Bélgica. Se eleva sobre el antiguo edificio del Hallen, y ha representado siempre un símbolo para la ciudad. Fue construido entre los siglos XIII y XV. Durante la época medieval, aquí se reunían los comerciantes para comprar y vender las telas, los encajes y los tapices.

Si tenéis energía, os recomiendo subir hasta su cima, desde la que contemplaremos las mejores vistas de Brujas. Asimismo estaréis junto a las impresionantes campanas y el reloj de la torre. Tres veces por semana hay conciertos de campanas, dependiendo de la época del año.

Torre Hallen en Brujas

Campanario Hallen en Brujas

Además, en esta plaza podréis entrar al Historium, donde os empaparéis de la Historia de esta ciudad, y hacer una parada para tomar una clásica cerveza en el Duvelorium, la única cervecería dedicada a Duvel en todo el mundo.

Nos dirigimos ahora a la Plaza Burg, un pequeño rincón justo en la esquina oriental de la Grote Markt. Esta plaza es el crazón histórico de la ciudad. Su nombre viene del castillo que se construyó en Brujas en el siglo IX. Una maravillosa colección de edificios históricos veremos aquí, como por ejemplo el Ayuntamiento y la Basílica de la Santa Sangre.

La Basílica de la Santa Sangre fue construido en el siglo XII en honor a un frasco de cristal de roca que se cree que contiene la sangre de Cristo. Se divide en dos partes: la capilla inferior lleva el nombre de San Basilio el Grande, mientras que en la superior se guarda la reliquia de la sangre de Cristo en un maravilloso tabernáculo de plata, conocida como la Capilla de la Santa Sangre.

Por último, a la izquierda de la basílica, se halla el Ayuntamiento, construido originalmente en el siglo XIV. No sólo se trata del ayuntamiento más antiguo de Bélgica, sino que también es uno de los más ricos y ornamentados. Una gran escalera nos lleva al Salón Gótico del primer piso. Alberga una colección de pinturas de 1385 y frescos del siglo XIX que representan la historia de la ciudad.

Si aún os queda tiempo, otros sitios que debéis visitar son el Beguinaje, un tranquilo barrio histórico donde viven las beguinas y el Lago del Amor, en las afueras de la ciudad, un paisaje idílico que a buen seguro que os dejará extasiados.

CONSEJO:

Para conocer mejor la ciudad os recomiendo esta visita guiada por Brujas

INFORMACIÓN PRÁCTICA SOBRE BRUJAS

– VIDA NOCTURNA

La noche en Brujas es muy acogedora, con bares extravagantes enclavados en la parte medieval o en las principales plazas. La mayoría de los jóvenes se sitúan primero en la Langestraat. En el centro de la ciudad tomaremos las primeras cervezas, por ejemplo una Tripel en el pub De Garre, justo al lado de la Plaza Burg. De allí podemos seguir la ruta de los bares por la zona de Kemelstraat.

En Blekerstraat no podéis perderos el Café Vlissinghe, el más antiguo de la ciudad, que data de 1515. Los jóvenes optan por quedarse hasta el amanecer en la zona de Langestraat y Kranplein, tanto para bailar como para entrar en las terrazas al aire libre de la Eiermarkt. En la zona sur de la ciudad nos acercaremos a Zonnekemeers, en Oud Sint Jan, o bien a la Breidelstraat.

La mayoría de los bares están abiertos hasta la medianoche de lunes a sábados, aunque los fines de semana quedan hasta más tarde. En la Langestraat, incluso hasta el amanecer.

Brujas de noche 1

Brujas, de noche

– CÓMO LLEGAR

Podemos llegar a Brujas de múltiples maneras. El Aeropuerto Internacional de Bruselas es el más cercano, aunque también tenemos el de Ostende a 24 kilómetros de Brujas. De todas formas, lo mejor es conseguir un vuelo a Bruselas, y desde allí en tren o en autobús a Brujas. Los trenes llegan a Brujas cada hora desde Bruselas, Amberes y Gante. Desde Bruselas y Amberes se tarda una hora, 30 minutos desde Gante y 15 minutos desde Ostende. Desde París, Londres y Amsterdam también podemos ir en el tren Eurostar.

– TRANSPORTES

Si os somos sinceros, lo mejor para ver Brujas es a pie, ya que se trata de una de las ciudades más compactas de Europa. Pasear a pie en torno a sus calles empedradas es la mejor manera de disfrutarla. Su red de autobuses es fiable y barata y cubre el centro y los barrios periféricos, con servicios que van desde la mañana muy temprano hasta la medianoche.

La mayoría de los habitantes de Brujas se desplazan en bicicleta. En muchas tiendas, hoteles y plazas se pueden alquilar estos vehículos, ya que la gran mayoría de las atracciones turísticas y museos tienen aparcamientos para bicis. Los taxis son baratos y convenientes si queréis visitar algún barrio de los alrededores.

También existe la posibilidad de hacer un tour por los canales de la ciudad, una de las formas más románticas de ver Brujas.

VIAJES ORGANIZADOS A BRUJAS

Os recomiendo estos dos circuitos:

ALOJAMIENTO

Nada mejor que contar con una buena opinión de alguien que ya haya estado en un hotel anteriormente. En este enlace podréis buscar y comparar los hoteles en función de la puntuación que les otorgan clientes de los mismos.

– ARTÍCULOS RELACIONADOS

  • Tenéis más información de la ciudad en la web oficial
  • Tenéis una completa recopilación de artículos sobre la ciudad en este enlace: Brujas

– FOTOS

– VÍDEOS RELACIONADOS

Tags:

Imprimir


26 comentarios

Comments RSS

  1. Hola, Michael

    Gracias por tus palabras. Siempre animan comentarios como éste para seguir adelante. También tengo webs de algún otgro país, de modo que si necesitas de algún otro, no tienes más que escribirme al correo.

    Un saludo.

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Top