El Palacio de Stoclet en Bruselas

Palacio de Stoclet

Resulta sorprendente pasear por Bruselas y encontrarse con este Palacio de Stoclet, que en junio del 2009 fue declarado Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO. El edificio es obra del arquitecto Josef Hoffman, quien lo construyó entre 1905 y 1911 para el empresario y amante del arte Adolphe Stoclet.

Un palacio decorado en mármol y que se ha convertido en los últimos años en visita imprescindible en la ciudad. Sin embargo, el interior de esta obra de arte del siglo XX es un misterio, ya que no puede visitarse desde que en el 2002 muriera su última habitante, la baronesa Anny Stoclet.

Exteriormente el Palacio Stoclet está considerada una de las obras maestras de la arquitectura moderna del siglo XX. Cuentan que son muy pocas las personas que han podido visitar el interior, por lo que tampoco hay demasiadas fotografías. Lo que sí se sabe es que el comedor lo componen obras de arte del pintor Gustav Klimt.

Para visitarlo tenéis que dirigiros a la Avenida de Tervuren, a las afueras de Bruselas, muy cerca de la estación de metro de Montgomery. Para muchos expertos, este palacio está considerado como la primera obra de la arquitectura Art Deco. Curiosamente sus formas geométricas poco o nada tienen que ver con el estilo de arte belga que podéis ver en cualquier edificio de Bruselas perteneciente a la misma época que este palacio.

La fachada está completamente hecha en mármol y se acerca sobre todo al Modernismo, hecho que podemos ver en la profusión de sus líneas rectas. De ella destacan las cuatro estatuas de cobre, realizadas por el escultor Franz Metzner, y que se hallan en la parte superior del edificio. Y es que en este edificio trabajaron varios artistas y arquitectos, incluyendo tanto el mobiliario interior como los jardines exteriores.

He llegado a leer en algún lugar que muchas de las personas que han visitado la casa han expresado que no les ha llamado la atención, sobre todo porque a simple vista podría parecer incluso hasta una fábrica. Dicen que la fachada se hizo así de austera adrede, ya que la familia Stoclet no quería demasiados refinamientos exteriores.

Hay una enorme valla alrededor de la casa, aunque se pueden hacer fotografías perfectamente. Esperemos que dentro de poco podamos visitar el interior, que seguro que es mucho más rico que el exterior que vemos ahora. De todas maneras, como Patrimonio de la Humanidad que es bien merece una visita.

Foto Vía Belgian Chocoolate’s

Tags: , , ,

Imprimir


Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Top