La Fuente de la Sabiduría, en Lovaina

La fuente de la sabiduría

La sabiduría ha sido históricamente un tópico de discusión. A lo largo de los siglos se ha hecho referencia solemne a la necesidad de cultivar el conocimiento y a la importancia que esto conlleva para el desarrollo de la sociedad.

¿Cómo es la fuente de la Sabiduría?

El escultor belga Jef Claerhout, en su obra Fons sapientiae (Fuente de la Sabiduría o Fonske, como popularmente se la conoce en Bruselas) propone una visión distinta, un cruce entre las antiguas concepciones de sabiduría y una lectura humorística contemporánea.

La pieza fue inaugurada en 1975, está emplazada en un pequeño y elegante jardín, a pocos metros de la catedral de San Pedro y dos minutos a pie del Ayuntamiento, obra maestra del gótico flamenco, una de las principales joyas arquitectónicas de todo Bélgica. El nombre de la escultura, en latín, permite una doble interpretación, Fons, además de fuente, es el nombre popular de Flandes; paralelamente, es un ingenioso enlace al lema de la Universidad Nacional, Sedes Sapientiae (la Sede de la Sabiduría).

La composición de la figura, cincelada en piedra, hace referencia a un estudiante universitario leyendo, parado sobre un pedestal con las piernas a distintas alturas. Con la mano izquierda sostiene un texto, mientras que con la derecha vuelca agua adentro de su cabeza, como metáfora del conocimiento. El líquido fluye desde un vaso, llena el cuenco de su cabeza y cae a una pileta a nivel del suelo. El juego más interesante está en la inscripción que lleva el libro: una intrincada fórmula matemática que da como resultado la palabra Geluk, que significa felicidad.

La lectura es claramente irónica. La fuente se burla de la idea de sabiduría -y de las instituciones que la imparten- como pilar fundamental para la humanidad. Inteligentemente, retoma los lineamientos conceptuales de la antigua Grecia para llevar la discusión hacia la felicidad como verdadero y único objetivo de cualquier acción. No tropieza en máximas devaluadas ni en citas innecesarias, apunta directo al humor para dejar en claro un punto de vista profundo y contemporáneo.

Al igual que el clásico Manneken Pis, Fonske es vestida de tanto en tanto con trajes adecuados para la ocasión.

Lovaina se halla apenas a treinta kilómetros de Bruselas.

Foto vía: statues

Print Friendly, PDF & Email

Tags:






Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Top