Malinas, elegante legado de los Borgoña

Malinas, plaza mayor

Malinas, o Mechelen, ciudad famosa por sus carrillones y por sus tapices, destaca también por la gran cantidad de impresionantes construcciones arquitectónicas que hay allí. Y es que fue durante la Edad Media, durante el Ducado de los Borgoña, nada menos que la capital de los Países Bajos. Hoy Bélgica es independiente y su capital es Bruselas, pero Malinas guarda aún su esplendor de épocas pasadas y se erige actualmente como su capital religiosa.

Situada en Flandes, a unos 25 kilómetros al noreste de la capital del país, y a medio camino entre ésta y Amberes, esta ciudad es lugar de culto para los amantes del arte y la cultura. Entre sus espectaculares monumentos destacan sin duda el edificio del Ayuntamiento y la Catedral de San Romualdo, ambos encuadrados dentro de su centro histórico, en la conocida como Grote Markt o Plaza Mayor, en donde comparten protagonismo con nada menos que 300 monumentos más:

– El Ayuntamiento ocupa lo que antes era el “Salón de lo tejidos”o “Lonja de los paños”, antiguo centro de comercio de textiles, y que construido a principios del siglo XIV, es sobre todo conocido por su campanario inacabado que ha sido considerado Patrimonio de la Humanidad por la Unesco. Puedes visitar su interior, fastuosamente decorado, en visitas guiadas.

– La Catedral de San Romualdo, de estilo gótico, con su torre de 97 metros de alto y los dos carrillones, de 49 campanas, que le han dado fama mundial y le han llevado a conseguir, al igual que el cercano Ayuntamiento, el honor de ser Patrimonio de la Humanidad.

interior de la Catedral de San Romualdo

Interior de la catedral de San Romualdo

– Otros monumentos que no te puedes perder son la Iglesia de San Juan, edificio de inspiración gótica cuyo interior goza de gran riqueza decorativa y podrás admirar obras de Rubens y maravillosos trabajos de madera des estilo barroco, o la Iglesia de los Santos Pedro y Pablo, símbolo de la tradición jesuita.

– Tampoco dejes de visitar la relevante a nivel mundial escuela de carrillón, a donde acuden, y de donde parten, los mejores profesionales del mundo; el Taller De Wit, donde te fascinará conocer la historia y los entresijos del arte de creación del tapiz flamenco y podrás visitar los sábados por la mañana; y, por supuesto, el entrañable Museo del Juguete, donde todos los visitantes, sin excepción, de nuevo sienten la ilusión y la emoción que sentían de pequeños ante un juguete nuevo. Podrás visitar este nostálgico y fascinante museo de martes a domingo, en horario de 10 de la mañana a 5 de la tarde.

Museo del Juguete de Malinas

Soñando en el Museo del Juguete

Y hecho este pequeño recorrido, sólo nos queda aconsejarte que si estás de viaje por Bélgica y deseas recorrer Malinas, la mejor manera en que te puedes desplazar es en tren. Malinas posee dos estaciones de tren y existen servicios regulares y puntuales desde Bruselas, Amberes, Lovaina y Gante.

Podéis saber más sobre la ciudad en el siguiente enlace: turismo en Malinas

Tags:

Imprimir


Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Top