La Ciudadela de Namur

Ciudadela de Namur 01

Uno de los monumentos más visitados y emblemáticos de la preciosa ciudad de Namur es su Ciudadela. Si la visitáis, no podéis dejar de pasar por alto este encuentro con la historia. Se puede acceder hasta ella subiendo en el teleférico de 1100 metros que parte de la Plaza Pied-du-Chateau, llegando hasta el teatro al aire libre. De todas formas, también podéis seguir la larga Ruta de los Panoramas, a lo largo del cual os encontraréis el Museo Provincial de la Foret, dedicado a la zoología y la tecnología forestal. Desde aquí conectaréis con la Ruta Maravillosa que pasa a los pies de la fortificación.

La Ciudadela de Namur

La Ciudadela de Namur

Historia de la Ciudadela

La Ciudadela de Namur se construyó pensando que ocuparía una situación muy estratégica en el centro de Europa. Al ser vista así por todos los países y todos los reinos ansiosos de conquistas y expansiones, su pertenencia aseguraba al que la tuviera una posición privilegiada en el corazón del continente. Desde el siglo XV hasta el XIX, las grandes potencias libraron enormes batallas en sus cercanías por el preciado trofeo de la Ciudadela. Hoy en día, desde 1981, es un maravilloso parque, un verdadero pulmón verde con las mejores vistas de Namur, la capital de la Valonia belga.

Si visitáis la Ciudadela seréis testigos privilegiados de 2000 años de intensa historia europea. Desde su emplazamiento, hasta sus intrincados pasillos y galerías, que la convierten en una de las ciudadelas más grandes del continente europeo. Los primeros asentamientos cercanos a Namur se fechan ya en el año 6000 a.C. Desde el siglo I d.C ya se puede observar un pequeño pueblo a orillas del Sambre, con un puerto propio en la punta de Grognon que mantenía relaciones comerciales con el imperio romano.

Vista de Namur desde la Ciudadela

Vista de Namur desde la Ciudadela

Este puerto dotó de importancia a la ciudad de Namur, en especial durante los siglos V al IX, obligando a que la ciudad necesitara de una defensa mucho más fuerte y consistente. De aquí parten las primeras ideas de la construcción de la Ciudadela. A partir de entonces, la ciudad comenzó a convertirse en paso obligado de los grandes señores europeos, desde franceses a alemanes. E incluso, la fama de Namur llega más allá cuando, los condes de Namur, Yolanda y Blanche, acceden a los tronos de Hungría y Suecia respectivamente.

La ciudad cada vez crecía más y cada vez fue haciéndose más necesaria la construcción de férreas defensas. Así pues, a medida que la ciudad crecía, la Ciudadela alcanzaba prestigio y fama, convirtiéndose en una de las principales plazas de la hegemonía europea. Las diferentes conquistas que se suceden de la Ciudadela hacen que Namur, desde el siglo XV y hasta la independencia belga en 1830, pase a manos de todas las potencias europeas de manera continuada. Primero española, luego austriaca, más tarde francesa y por último holandesa.

Interior de la Ciudadela

Interior de la Ciudadela

Llegó a convertirse en la más popular y habitada de Europa. En el siglo XIX, tras sus muros, vivían más de 20.000 habitantes. Tras la independencia de Bélgica, las fuerzas armadas del país determinaron usar la fortaleza como emplazamiento militar, hasta que en 1975, el Ministro de Defensa belga entregó las llaves de la Ciudadela, en un acto simbólico, a la ciudad de Namur, para que la convirtiera en uno de sus enclaves turísticos más importantes.

Visita a la Ciudadela de Namur

Desde junio del 2001, todas aquellas personas que se acerquen hasta la Ciudadela, podrán visitarla a través de cinco recorridos distintos. El primero de ellos recorre la Ciudadela a través de 2000 años en la historia de Europa. El siguiente os acercará a la historia de la Ciudadela vista desde los habitantes de Namur, un recorrido a través de los fosos y los pasajes subterráneos, viviendo el asedio de 1692. El tercer recorrido os llevará hasta los señores que habitaron la Ciudadela en la Edad Media. El cuarto recorrido os llevará por los pasillos y los entresijos de la fortaleza, caminando a través del tiempo. Y el último de todos los itinerarios bajará desde la propia Ciudadela a la ciudad de Namur. Todos estos recorridos en conjunto se pueden realizar en unas tres horas.

Vistas de Namur desde la Ciudadela 01

Vistas de Namur desde la Ciudadela

La Ciudadela cierra los meses de diciembre y enero. La visita se puede realizar entre las 11.00 y las 17.00 horas durante todos los días de la semana. La entrada es de 5 euros para los adultos, 4 euros los niños y 4 euros los grupos, concertados previamente en la Oficina de Turismo de Namur.

Para saber más:

Tags: ,

Imprimir


2 comentarios

Comments RSS

  1. Atina dice:

    Preciosa informacion pero la foto que me sale de Mons es de Knokke…..yo naci en Belgica

  2. Javier Gomez dice:

    Hola, Atina:

    Me comentas sobre la foto de Mons, pero no sé si te refieres a otro artículo y no a éste en el que has dejado el comentario. Este post es sobre Namur y su ciudadela…

    Saludos

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Top