El Parque Natural de Tervuren en Bruselas

Parque Natural de Tervuren

Tervuren es un precioso parque natural cerca de Bruselas. Más que la belleza de sus paisajes, que lo equiparan con cualquier gran parque de cualquier gran ciudad, lo llamativo de Tervuren es la gran cantidad de historias y leyendas que han tenido lugar en él. Verdaderamente es un placer recorrerlo conociendo algunas de estas historias. Si son o no verdad, está en la mente de cada uno…

En Tervuren había un castillo que se derrumbó, pero de él sobrevivió la conocida como Capilla de San Hubertus. Hubertus nació en el año 656, probablemente en Toulouse. Era el hijo mayor de Bertrand, duque de Aquitania, y desde siempre le encantó la caza. En el año 682 se casó con Floribanne, hija de Dagoberto, Conde de Lovaina. Lamentablemente, Floribanne murió durante el parto, y Hubertus se retiró a los bosques de las Ardenas para dedicarse a la caza.

Según cuenta la leyenda, un Viernes Santo, Hubertus iba de caza cuando se encontró un animal que llevaba un crucifijo en su frente. De pronto, una voz resonó potente: «Hubertus, a menos que lleves una vida santa en el Señor, te irás rápidamente al infierno». De inmediato, Hubertus fue a ver a Lambert, Obispo de Maastricht, quien animó a Hubertus a renunciar a sus derechos de nacimiento y honores, y entregar su riqueza a los pobres.

Hubertus ingresó en un seminario, fue ordenado sacerdote y más tarde se convertiría en Obispo de Lieja. Murió en el año 727 y fue enterrado en Lieja, antes de que sus restos fueran exhumados y trasladados a la Abadía benedictina de San Hubertus en Bélgica. Se cree que su corazón está enterrado en alguna parte de Tervuren.

En Tervuren hay un sendero marcado con postes de madera de color azul. A este sendero se le conoce como el del jabalí. Este animal es muy común, sobre todo en los bosques de las Ardenas. Los jabalíes belgas pueden llegar a pesar incluso 200 kilos, y pueden resultar agresivos si tienen que defender a sus crías. Pero no preocuparos, en Tervuren no los hay. Aquí lo que podemos ver son inofensivas aves de bosques.

Si véis un pequeño pajaro bajando del tronco de un árbol, seguramente se trate de un pájaro trepador, ya que son las aves que regularmente suelen hacerlo. Su hábitat son las pequeñas grietas en los troncos, y allí viven en compañía del silencio de las ramas de los árboles.

Tervuren es muy tranquilo, un lugar precioso para pasear y disfrutar del ambiente relajado que, quizás, no encontremos en Bruselas.

Print Friendly, PDF & Email

Tags: , , ,






Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Top