La catedral de Amberes, una joya gótica

Catedral de Amberes

La Groenplaats dibuja la fotografía más clásica y bella de Amberes; la más plástica, porque conjuga en una sola sus dos elementos más representativos: la estatua de Rubens, su hijo más conocido, y la Catedral de Nuestra Señora, la más grande de toda Bélgica y una de las más importantes iglesias góticas de toda Europa.

Visitando la Catedral de Amberes

La Onze Lieve Vrouwkathedraal, la Catedral de Nuestra Señora, de Amberes, comenzó a edificarse en el año 1352 siguiendo los cánones de las técnicas brabantinas, ésto es, comenzando por el coro. Utilizaron para su construcción arquitectos de Francia y de la propia Bélgica, y no fue sino hasta finales del siglo XV cuando los hermanos De Waghemakere la finalizaron construyendo dos naves más a las cinco que ya se habían construido un siglo antes.

Sin embargo, dado el mal estado de conservación de la Catedral, Amberes ha tenido que crear una serie de medidas de restauración, que vienen realizándose desde el año 1965. Gracias a estas obras, se han podido descubrir nuevos elementos que estaban ocultos, como nuevos frescos y sobre todo, una iglesia que al parecer existía en el lugar donde en su día se construyera Nuestra Señora.

La Catedral de Nuestra Señora de Amberes sorprende a simple vista. Su línea esbelta, el flamante gótico que exhibe en cada uno de sus rincones la vuelven bella y estilizada, casi presumida, por encima de cuantos edificios le rodean. Y es que su Torre, de 123 metros de altura es el orgullo de toda Amberes. Además su magnífico carrillón, con 547 campanas, que nos envuelven a cada momento con sus dulces melodías, que se oyen desde practicamente toda la ciudad. Esta torre, construida por Peter Appelmans, comenzó a construirse en el año 1521 y fue finalizada nueve años más tarde.

Portico de la catedral de Amberes

En el interior destaca su gran riqueza artística, y como no, la magnífica muestra de obras de Peter Paul Rubens que exhibe. Las medidas que tiene, una vez estás dentro, impresiona, dándote una gran sensación de vértigo, quizás por la sorpresa que produce le contraste entre el exterior y el interior. Son 177 x 55 metros, y 40 metros de altura.

No debéis perderos las vidrieras de la nave central, del año 1537, como tampoco las obras de arte que hay allí, como la Asunción de Cornelis Schut. Sin embargo, la obra más ocnocida y admirada en la Catedral de Amberes es el Descendimiento de la Cruz de Rubens, su obra maestra, y considerada como una de las 7  maravillas de Bélgica con sus impresionantes dimensiones de 4,20 x 31,0 m.

El Descendimiento de la Cruz de Rubens

el Descendimiento de la Cruz, de Rubens

Muy cerca se encuentra también el Levantamiento de la Cruz, del mismo autor, quien la pintó después de un viaje por Roma y España. En 1794 se la llevaron a París, pero posteriormente, en el año 1815 la devolvieron.

Pero éstas no son las únicas obras de artes que allí puedes ver. También las hay de Murillo, el San Francisco, el tríptico de Cristo y los doctores, de Frans I Franken, el Juicio Final de Backer y Sammeling o el San Antonio de Quellin el Joven.

Información práctica

Horarios de visitas a la Catedral de Amberes

  • Lunes a Viernes de 10 a 17 h.
  • Sábados de 10 a 15 h.
  • Domingos y festivos de 13 a 16 h.

Precios de las entradas a la Catedral de Amberes:

  • Entrada individual: 6 euros
  • Niños menores de 12 años: gratis
  • Grupos (20 personas): 4 euros

Transporte público a la Catedral de Amberes:

  • Tren: estación central
  • Tranvía: 2, 3, 4, 8, 15 (Groenplaats) 10, 11 (Melkmarkt) 7 (Meirburg)
  • Autobús: 6, 34 (Steinplein) 9 (Meirburg) 18, 25, 26 (Groenplaats).

PARA TU VIAJE A AMBERES

Tags: , , ,

Imprimir


Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Top