El Lago del Amor, el Minnewater, en Brujas

Minnewater

La bella y encantadora Brujas, la perla más diáfana y brillante de la corona belga. Quién no ha soñado con una ciudad donde enamorarse o ser enamorado, un bellísimo rincón en el que prometer un beso o dejar que la luz de un atardecer beba el secreto de unos amores furtivos. Brujas es el destino de los que queráis sorprender, de los que no sepáis como embellecer aún más el corazón de vuestro viaje. La belleza incomparable de Brujas no tiene nombre, sólo un sonido de campanas y un color, el de sus casas reflejadas en el espejo de los canales.

Mirad si Brujas es una ciudad propia para los enamorados que, a la entrada, hay un precioso parque y un lago hermosísimo. Es el conocido por los belgas como el Minnewater, el Lago del Amor. Es un lago canalizado. Desde el puente, construido en 1740, ya podéis disfrutar de una agradable panorámica de la ciudad. El mejor lugar para comenzar vuestra romántica estancia en la ciudad. Y es que, precisamente, la palabra Minne significa en neerlandés amor.

El origen del lago tiene dos vertientes, una muy romántica y otra, la verdad, no tanto. La menos amorosa es aquella en la que cuenta cómo sirvió para canalizar el río Reie, a la entrada de Brujas, para ser llevado hasta el centro de la ciudad. Desde entonces, el lago fue utilizado como un depósito de aguas en donde se guardaba el agua que sobresalía de los demás canales de Brujas.

Pero nosotros nos quedamos con la leyenda romántica, porque nos gusta más, simplemente…

El nombre del lago viene de una mujer, llamada Minna. Ella estaba enamorada de un ciudadano de Brujas, pero no era de una condición social apropiada para esposarse con ella, con lo que el padre de Minna reprobaba el matrimonio. Por ello, la chica se fugó de su casa y fue a esconderse en la zona del lago, donde, desgraciadamente acabó muriendo. Según relata la leyenda, su enamorado, roto de dolor, separó las aguas y la enterró bajo ellas para que perdurara por siempre el amor en el lago.

Los cisnes nadarán eternamente en Brujas

Los cisnes nadarán eternamente en Brujas

Uno de los símbolos de la ciudad de Brujas es el cisne. Y siempre hay muchos de ellos en el Lago del Amor. También existe una bonita leyenda sobre los cisnes de Brujas. Se cuenta que, en 1488, el pueblo de Brujas había ejecutado a uno de los administradores de la ciudad pertenecientes a la corte de Maximiliano de Austria. Este administrador se llamaba Pieter Lanchals, nombre que en neerlandés significa cuello largo. La familia Lanchals presentaba en su escudo de armas la figura de un cisne blanco. Cuenta la leyenda que Maximiliano castigó a Brujas, obligando a la ciudad a mantener a sus cisnes en los lagos y canales hasta la eternidad.

La verdad que aquí no estamos para creer o no estas leyendas. Pero lo que sí os podemos asegurar, y esto debéis creerlo a pies juntillas, es el que el Lago del Amor es uno de los lugares más encantadores e idílicos que os podáis encontrar en vuestra visita a Brujas. Espero que lo comprobéis.

Print Friendly, PDF & Email

Tags: ,






3 comentarios

  1. Relatos dice:

    Me gustó mucho este artículo. Cuando tenga oportunidad, me daré una vuelta por ese rinconcito romántico.

    Saludos,
    Mariana

    Gracias.

  2. Patricia dice:

    Que belleza, yo estuve cerca y por falta de tiempo no pude disfrutar de esa ciudad tan encantadora,y claro q me gustaria enamorme en ella.

    Saludos
    Patty

  3. Gil Rodriguez dice:

    EScribo sobre una historia en BRujas, me gustaria conversar con alguno de sus habitantes.

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Top