La Galeria Saint Hubert en Bruselas

La Galeria Saint Hubert, exterior de noche

La Galería Saint Hubert es un buen ejemplo de un típico edificio del siglo XIX: una galería comercial cubierta. Entre 1820 y 1880, siete de estas galerías se construyeron en Bruselas. Tres de ellas han sobrevivido, la de Saint Hubert, la galería Bortier y la del Paso del Norte. Estas galerías tienen una doble función: en su mayoría, el espacio era ocupado por tiendas, mientras que en la segunda planta  existían apartamentos y viviendas de lujo.

La primera verdadera galería se construyó en París en 1786. Un sobrino del rey Luis XIV tenía problemas financieros, y por lo tanto, decidió alquilar su jardín, cerca del Palacio Real, a los comerciantes que podían permitirse la construcción de pequeñas tiendas para vender sus productos. Muy pronto, esta galería primitiva se convirtió en un lugar de encuentro para muchas personas: artistas, clientes, e incluso prostitutas y carteristas, había de todo…

La galería recibió rápidamente una mala reputación. Esta galería fue sustituida en 1830 por una más bonita, la galería de Orleans, donde ya no se les permitía la entrada a ciertas personas. El concepto de galería comercial cubierta para las clases más adineradas llegó entonces a ser muy popular. Es por ello, que muchas otras galerías se construyeron en París y otras ciudades.

Después de la independencia belga en 1830, se generó un plan para embellecer Bruselas. Ya en 1820 una nueva galería se había construido cerca de la Monnaie, la ópera de Bruselas. En 1839 se decidió que la ciudad debía recibir una nueva galería, más hermosa que una que existía en Lieja desde 1837. La nueva galería se implanta en la calle Saint Hubert, cerca de la Grand Place.

Galeria Saint Hubert, interior

Después de la expropiación de las tiendas locales que se ubicaban en el lugar, la primera piedra de la galería fue colocada en 1846 por el rey Leopoldo I. El aspecto financiero de la construcción fue llevado a cabo por una financiera privada, y el arquitecto de la galería fue Jean-Pierre Cluysenaar.

La galería fue inaugurada oficialmente el 20 de junio de 1847. La galería consta de dos partes principales: la Galerie du Roi y la Quenn’s Gallery. Una tercera, y más pequeña, es la sección que se llama Galerie du Prince. Durante todo el siglo XIX, la Galería Saint Hubert permaneció en el centro de la vida social de Bruselas. El arquitecto Cluysenaar alcanzó su obra referente con la construcción de esta galería. También fue el primer edificio que albergó un techo de vidrio y metal en toda Bruselas.

Incluso hoy en día, la Galería Saint Hubert sigue atrayendo una gran cantidad de visitantes. Todavía hay tiendas de lujo, como la casa de chocolate Neuhaus, y hermosos cafés, como la Taverne du Pasaje. Desde el centro de la galería también se puede ver el famoso Rue des Bouchers, uno de los restaurantes más famosos de toda Bruselas.

Os recomiendo que si tenéis pensado hacer alguna escapada de fin de semana en este puente que se acerca, pongáis entre vuestras preferencias Bruselas. Es la clásica ciudad ideal para visitarla así, en tres días. Precisamente, la oferta de vuelos baratos a Bruselas que suelen salir en puentes y escapadas cortas así lo demuestran. Y es que Bruselas tiene el encanto de ser una ciudad que se pasea fácilmente, que nos ofrece buenos lugares históricos y sitios donde disfrutar de una buena cerveza belga, como estas Galerías Saint Hubert.

Tags: , ,

Imprimir


Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Top