Verviers, la ciudad del agua

Verviers

La ciudad de Verviers se encuentra en la provincia de Lieja. Es una de las localidades más acogedoras del país, y en su tiempo fue centro de una importante industria de tejidos. La riqueza de su patrimonio histórico os sorprenderá, así como la tarta de arroz, tan propia de la zona. Ambas se pueden complementar perfectamente, después por ejemplo de practicar senderismo por los alrededores, en los valles altos del Vesdre y las mesetas de las Hautes Fagnes. En definitiva, que Verviers es otro más de los rincones que os mostramos de Bélgica, para que apuntéis en la lista otra maravilla a visitar.

Verviers es conocida en el país como la capital del agua. Desde aquí se distribuyen diariamente grandes cantidades de agua para su uso industrial y doméstico, mediante la presa de la Gileppe, y más recientemente, el embalse de Stembert. En Verviers también se hallan las sedes de la Compañia Valona de las Aguas y la Corporación Pública para la Gestión del Agua, responsables de la gestión hidrográfica de toda la Valonia.

Uno de los edificios más emblemáticos de Verviers es precisamente la Casa del Agua. La fachada es de ladrillo y piedra, con infinidad de ventanas en sus cinco plantas. Hoy en día es un centro interpretativo del agua, donde los turistas pueden ver la importancia que el mundo del agua y de la lana han tenido por siempre en la ciudad. Se trata diríamos de un museo interactivo en el que conocer de primera mano el cauce del río Vesdre, tan importante en Verviers.

El centro de la ciudad lo constituye la Plaza del Mercado, donde veréis una preciosa escalinata de 1732, y donde el edificio más representativo es el Hotel de la Ciudad, de 1775. Desde allí podéis tomar la calle Crapaurue, la arteria principal de la ciudad, donde sentaros en sus cafeterías, sus terrazas y entrar en sus tiendas. Esta calle nos llevará a las plazas Verte y Martyr, donde se concentra la actividad comercial.

Verviers

Verviers está atravesada por el conocido canal de las plantas, creado en el año 1100. Consistía en una desviación del Vesdre para que pudiera entrar en la ciudad, y poder así servir de energía para las industrias textiles que trabajaban en la localidad. Recientemente, en el año 2000, el canal fue restaurado, quedando su longitud en 86 metros de largo y casi 3 metros de ancho, cruzándolo hasta tres puentes, el más bonito de ellos el Puente de los Leones.

De las iglesias de Verviers podemos destacar la Capilla de Santa Ana, construida en el siglo XIX. Llegó a ser hospital para recibir enfermos de la Segunda Guerra Mundial. Más tarde se convirtió en orfanato, hasta que fue demolida, construyéndose la que hoy es la capilla.

En la plaza Martyr se halla la bella iglesia de Nuestra Señora, de 1646. En la fachada se observa una preciosa escultura de la Virgen con el Niño. La torre que la corona se añadió en 1893. Cuenta la leyenda que un terremoto en 1692 cambió la postura de la figura de la Virgen y el Niño. Desde entonces, algunos en Verviers os dirán que os fijéis muy atentamente a la imagen, por si volviera a moverse.

En la Rue Saucy se halla la Iglesia de San Antonio, de 1863, aunque anteriormente ya había en el mismo lugar una pequeña iglesia del mismo nombre. Durante muchos años se convirtió en la iglesia protestante de la ciudad. Vuestra visita podría concluir en los tres museos más importantes de la ciudad. El primero de ellos es el Museo de Arqueología y Folklore, al norte de la plaza del Mercado, donde se exponen muebles franceses y holandeses y una colección de bordados franceses, belgas e italianos.

El Museo de Bellas Artes y de la Cerámica está dedicado a la cerámica y a los pintores flamencos del siglo XVII. Cerámicas de Delft, Lieja, Luxemburgo, Francia y Alemania. Y por último, el Museo de la Lana y la Moda, abierto en 1999, donde podréis visitar el proceso de producción de la lana y la historia de la moda.

Print Friendly, PDF & Email

Tags:






Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Top