Les Marolles, el corazón bohemio de Bruselas

Mercadillo de pulgas en les Marolles

Nos situamos hoy en el corazón de Bruselas, les Marolles, un lugar que ha mantenido los orígenes de la capital belga. No en vano, aquí se habla todavía el verdadero “bruseler”, un lenguaje que mezcla palabras en neerlandés, francés y español, algo que sólo un verdadero bruseler puede entender. Algunas palabras son tan curiosas que no se pueden ni traducir en otro idioma, sino que tienen su propio significado.

En este barrio también se encuentra el célebre mercado de pulgas de Bruselas. Este mercadillo ya aparece mencionado en el siglo XVI. A comienzos de 1873 los comerciantes se establecieron oficialmente allí. El mercadillo tiene lugar todos los días, ininterrumpidamente, desde 1919. No sé si es verdad, pero parece ser que es el único mercadillo de antigüedades del mundo que abre todos los días.

Allí podéis encontrar de todo, desde antigüedades a muebles, colchones, enseres, vasos, incluso hasta dentaduras postizas.

Es un mercado siempre muy colorido y rodeado de pequeños cafés y restaurantes, muy antiguos y típicos. Allí encontraréis todos los grupos sociales de la ciudad, desde los más pobres a los más ricos, todos comiendo los mismos platos de la cocina típica de Bruselas. En invierno, pediros las célebres sopas de cebolla de la ciudad.

Desde la década de los 60, una gran cantidad de ciudadanos belgas se mudaron fuera de la capital, mientras que los inmigrantes se han acercado a Bruselas. En les Marolles hay representadas una gran cantidad de nacionalidades: franceses, italianos, portugueses y marroquíes, además de gente del Congo, antigua colonia belga, que iniciaron viajes sin retorno hasta aquí. Esta mezcla de nacionalidades le da al barrio una diversidad cultural especial.

Si estáis buscando, por ejemplo, alguna especia especial para cocinar, acercaros a les Marolles, seguro que la encontraréis. En uno de sus cafés antiguos, en los últimos dos siglos, las personas sin hogar suelen dormir sentados en alguna de sus sillas. Por la mañana, cuando llega el propietario, les invita a marcharse. Es el corazón bohemio de Bruselas.

Print Friendly, PDF & Email

Tags: , ,






Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Top