Bélgica y la Primera Guerra Mundial

Trincheras en Ypres

Bélgica, al noreste de Europa, en el Mar del Norte. En la antigüedad fue habitada por los conocidos como belgae, aunque la región formaba parte de los imperios carolingio y romano, antes de romperse en una serie de reinos feudales en la Edad Media. La región ocupada por la actual Bélgica pasó a manos de los Habsburgo en el siglo XV, y luego a los franceses en el XVIII.

Después de la derrota de Napoleón en 1815, Bélgica fue entregada en manos de los Países Bajos, de la que obtuvo su independencia en 1830. Sin embargo, quizás uno de los capítulos más importantes de su historia lo vivió Bélgica durante la Primera Guerra Mundial, en agosto de 1914.

Bélgica fue invadida por Alemania con el fin de atacar a los franceses por el camino más fácil. Esta violación descarada de la neutralidad belga sorprendió a todo el mundo, e hizo que Gran Bretaña entrase en la guerra como uno de los defensores de Bélgica. La inesperada resistencia belga se ganó la admiración de todos, y las atrocidades de los alemanes en este país desempeñaron un papel importante en la unión de los aliados contra el enemigo común, Alemania.

Toda Bélgica, excepto una pequeña franja en el Flandes occidental, que sirvió de frente de batalla durante la guerra, fue conquistada el 10 de octubre de 1914. El ejército belga luchó en el Flandes occidental y en Francia bajo el reinado de Alberto I.

Ese frente de batalla en el que se luchó arduamente en territorio belga es Ypres. Durante la guerra, los soldados británicos la conocían como la Ciudad Limpia Parabrisas. Las fuerzas aliadas capturaron Ypres a los alemanes en la Primera Batalla de Ypres, del 31 de octubre al 22 de noviembre de 1914.

En la Segunda Batalla de Ypres, del 22 de abril al 25 de mayo de 1915, los alemanes utilizaron por primera vez gas venenoso, apoderándose de las tierras altas al este de Ypres. Pero, de las batallas de la Primera Guerra Mundial, la mayor y más conocida, sobre todo por sus efectos devastadores en el número de muertos, fue la Tercera Batalla de Ypres, del 21 de julio al 6 de noviembre de 1917.

En esta tercera batalla, los franceses, canadienses y franceses lograron reconquistar la cresta Passchendaele, al este de la ciudad. Después de varios meses de lucha, la contienda concluyó con casi medio millón de muertos, y sólo algunos kilómetros ganados por los aliados. Ypres fue prácticamente destruida por el fuego de la artillería.

Tags: , ,

Imprimir


Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Top