Bruselas, un recorrido por la ciudad

Grand Place

Bruselas es una gran ciudad de la que yo destacaría su Grand Place, quizás, lo más llamativo de toda la capital belga. El tráfico, el color avejentado de sus edificios, las fachadas deslucidas de sus iglesias, o la mucha cantidad de turistas por sus calles la hacen una ciudad un tanto agobiante si no sabes buscar bien los muchos y variados rincones más encantadores que ofrece. Junto a la Grand Place podríamos destacar algunos otros monumentos que a continuación os reseñamos, pero le falta ese toque de distinción que tienes las grandes capitales europeas como París, Londres o Moscú.

—– Barrio del Centenario —–

Es el más alejado de todos, donde se encuentra el famoso Atomium, el miniEurope o el parque Laeken. Es la zona más verde y boscosa de Bruselas y quizás una de las más modernas. El emblema del Barrio y casi, diríamos, de toda Bruselas, es el Atomium, construido en el año 1958 . En el MiniEuropa hay casi 300 maquetas de monumentos de toda Europa. El Parque Laeken, que alberga ambas cosas, tiene entre otras varias más, la torre japonesa o la capilla de Santa Ana.

Para llegar allí lo mejor es coger el metro; por sólo dos euros llegaréis allí en media hora desde la estación central. No olvidéis que la línea es la Verde, y que la parada en la que habéis de desembarcar se llama Heysel.

La vuelta no se os ocurra hacerla andando hasta el centro de la ciudad, porque aunque sea una sola avenida, Emile Bockstael, éste tiene hasta 7 kms. de largo.

—– La plaza Santa Catarina ——

En dirección al centro lo siguiente que encontramos es la Plaza Santa Catarina, cuya iglesia central data del año 1854. frente a ella se abre una amplia avenida repleta de marisquerías. Junto al Boulevard Leopoldo II está el barrio del beguinaje, un barrio que es típico en todas las ciudades flamencas. Sin embargo, como algunas otras cosas, el barrio os decepcionará si antes habéis visto el beguinaje de algunas otras ciudades belgas, como Brujas o Lieja. Son barrios con casas muy coquetas y con jardín propio, que se juntan alrededor de una plaza central, en una especie de retiro espiritual.

—– Barrio de Brouckere ——

El Barrio de Brouckere es el que está a continuación de la Plaza de Santa Catarina. un lugar hecho para comer por su gran cantidad de restaurantes de todos los precios. En esta calle se encuentra la primera Bolsa de valores que se abrió en Europa.

—– La Grand Place ——-

La Grand Place se merece ella sola un post. Es espectacular, una obra de arte a la que se entra por una callecita medieval estrecha. Nos rodean los escaparates con chocolate, encajes y cerveza. Cuando miras hacia la plaza te quedas como perdido, al estar la plaza tan rodeada de edificios renacentistas y flamencos.

En una esquina de la Grand Place hay una pequeña calle, la Rue de l’Eruve, por donde se llega al famoso Manneken Pis. La cantidad de turistas que se apiña a su alrededor le delata, y cuando al fin consigues el espacio necesario para lanzarle la foto resulta que te quedas absorto y un poco decepcionado al ver su pequeñísima estatura.

Atomium

Atomium

——– Les Marolles ——–

Les Marolles es el barrio más bohemio de la ciudad, pero al mismo tiempo, la zona más peligrosa de Bruselas. No hay que dejar de ver en él el mercadillo de objetos antiguos que ponen en la Place de Jeu de Balle.

Los jardines de Les Sablon se abrieron en 1890. El Grand Sablon destaca por los grandes edificios que lo rodean; sin embargo, el Petit Sablon destaca por su belleza milimetrada. Allí todo parece perfectamente situado; la hermosísima fuente, los setos, las flores, los bancos… un jardín de diseño precioso.

——- Plaza Real y Albertine ——

Subiendo hacia el centro podemos pasar por la zona de la Plaza Real y la de Albertine donde se encuentran la Casa Real y los jardines de Bruselas. No son demasiado vistosos, así que tampoco os perdéis nada en especial.

Precisamente al final del Parque de Bruselas se encuentra la Catedral, entrando por la Rye de la Loi. La Catedral de Saint Michel comenzó a construirse en el año 1226 sobre una capilla que allí estaba situada desde el año 1000, consagrada al arcángel San Miguel.

Paralela a la Rue de Montagne, frente a la catedral, encontraremos las famosas Galerías St. Hubbard, unas galerías comerciales con tiendas engarzadas por vistosas calles de mosaicos coloreados: tiendas de ropa, chocolates, joyas, etc. en un mismo centro comercial.

El museo del Cómic, el de la cerveza, la Plaza de Don Quijote… hay otros muchos sitios que visitar, pero éstos y los que os hemos ido nombrando os lo iremos detallando con más profundidad en posteriores posts.

PARA SABER MÁS SOBRE LA CIUDAD

Tags:

Imprimir


1 comentario

Comments RSS

  1. mauricio dice:

    bellisima ciudad, algun dia estare alla si Dios me da la oportunidaad y la vida

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Top