La Catedral de Malmedy

Catedral de Malmedy

Malmedy es de esas ciudades belgas cuya comunidad es de habla francesa. Se encuentra muy cerca de Lieja, por lo que supone una excursión muy interesante si estáis en esta ciudad de tan realeza. Hoy nos queremos centrar en uno de los monumento más significativos, sino el que más, de la propia Malmedy. Se trata de la Catedral de Malmedy, uno de los edificios arquitectónicos más interesantes de la región.

Hay que decir, de todas maneras, que la construcción de la catedral es relativamente reciente, ya que no se iniciaron los trabajos de su construcción hasta finales del siglo XVIII. Incluso, el rango de catedral no lo obtuvo hasta la segunda década del siglo XX. Está consagrada a los santos San Pedro, San Pablo y San Quirin.

Realmente es un edificio imponente, aunque a simple vista veréis que no tiene nada que ver con las impresionantes estructuras góticas, como las catedrales de Tournai o Gante. Su fachada se ve envuelta de dos altas torres simétricas, que dejan paso a un interior bellísimamente decorado, sobre todo con el uso del mármol blanco.

Mármol blanco que podemos ver en el altar mayor y el altar de la Virgen. Las vidrieras de la catedral también son muy interesantes, aunque no son las originales, ya que estas tuvieron que ser sustituidas tras los bombardeos que sufrió Malmedy en la Segunda Guerra Mundial, concretamente en diciembre de 1944.

Uno de los grandes puntos de interés del conjunto de la iglesia se centra en el bellísimo campanario. Ya sabéis, porque hemos dicho en otras ocasiones, que los campanarios en Bélgica son ejemplos arquitectónicos de gran valor, y casi todas las grandes ciudades muestran con orgullo su campanario, que aquí se conoce como Belfry.

Precisamente el de Malmedy también es muy interesante. Consta de cuatro grandes cuerpos de campanas, siendo el más antiguo del siglo XVIII, una campana que pesa más de 900 kilos. Las otras tres campanas datan del siglo XX. Es curioso observar como, hasta hace poco, para accionar estas gigantescas campanas, aún se hacía a mano. Ahora ya existe un sistema eléctrico que las hace voltear.

Si tenéis la oportunidad, dentro de esta gran catedral de estilo rococó, hay verdaderas obras de arte mobiliarias del siglo XVII que tenéis que conocer.

Foto Vía Ivan

Print Friendly, PDF & Email

Tags: , , ,






Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Top