La Catedral de San Pedro y San Pablo de Ostende

Catedral de Ostende - frontal

Ostende es de esas ciudades que apenas se suelen visitar en Bélgica. Y no porque no sea un lugar de interés, sino porque cuando uno viaja a Bélgica, por lo general, tiene pocos días y los concentra en visitar otros rincones supuestamente más atractivos. Incluso hay algunos que, aprovechando la cercanía, se dan una escapada a Amsterdam.

Ostende es una ciudad muy bulliciosa, sobre todo en verano, ya que es uno de los centros turísticos veraniegos para los belgas.

¿Cómo es la Iglesia de San Pedro y San Pablo, catedral de Ostende?

Pero no sólo del turismo del verano vive Ostende, sino que también cuenta entre su centro histórico con un patrimonio arquitectónico de gran importancia. Hoy queremos sentarnos a contemplar la Catedral de Ostende, la Iglesia de San Pedro y San Pablo, situada muy cerca de donde se toma el ferry para pasear por la bahía de la ciudad.

Catedral de San Pedro y San Pablo de Ostende

Esta preciosa iglesia gótica fue levantada en el mismo lugar en el que hubo una iglesia anterior, que databa del siglo XVI, y que desgraciadamente fue destruida por un terrible incendio. Hay algunos que apuntan al propio rey Leopoldo II como el causante del fuego, con la intención de construir una nueva iglesia. No fue hasta 1905 cuando fue completada esta catedral con las dos torres que acompañan el conjunto.

Por tanto, la Catedral de Ostende es una iglesia moderna, de principios del siglo XX. Realmente no lo parece a simple vista, sobre todo porque se respetaron los cánones góticos de belleza, y no se llevaron a cabo las líneas futuristas ni vanguardistas de la época. A decir verdad, la fachada de la iglesia es espectacular, y apuesto a que muchos de los turistas que la visitan sin conocer su historia apuntarían a que pertenece al siglo XV o XVI.

Desgraciadamente, el incendio “intencionado” no fue la única desgracia que tuvo que pasar este templo, ya que los bombardeos de la Segunda Guerra Mundial en Bélgica hicieron añicos sus maravillosas vidrieras. Años más tarde lograron restaurarse, y hoy muestran en sus dibujos a San Pedro y San Pablo, además de otra serie de reyes y reinas de Bélgica.

Catedral de Ostende

Del interior de la iglesia hay que destacar el precioso mausoleo de mármol blanco de la primera reina de Bélgica, Louise-Marie, quien murió precisamente en Ostende en octubre de 1850, y que podéis visitar en la zona del coro.

Para vuestra curiosidad, junto a la iglesia se halla una torre que en Ostende se conoce como Peperbus, y que data de la primera mitad del siglo XVIII. Lo mejor de todo es que en su interior se guardan los restos y las ruinas de la antigua iglesia del siglo XVI.

Para continuar con la visita: artículos escritos sobre Ostende

Print Friendly, PDF & Email

Tags: , ,






Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Top